David Gonzáles: “El peruano tiene que aprender que en el Perú puede tomar cualquier tipo de café”

Son repetidas las veces que se escucha que Perú tiene el mejor café del mundo y que es superior al de países como Colombia, Brasil y Vietnam. Sin embargo, la cultura del café está muy rezagada y el consumo recién está despegando.

¿Qué se necesita para que el consumo de café especializado crezca? ¿Faltan políticas públicas enfocadas al consumo? ¿Productos más accesibles? ¿Mayor difusión?

Conversamos con David Gonzáles, Coordinador de Proyectos de la Cámara Peruana del Café y Cacao sobre los retos que afronta el sector y cómo se está avanzando en implementar una cultura del café en el país.

Los peruanos consumimos café pero un gran porcentaje opta por las opciones instantáneas o solubles.  ¿Por qué ocurre esto si somos líderes en granos especializados?

-Nosotros creemos que el peruano tiene que aprender que en el Perú puede tomar cualquier tipo de café. La predilección por el café instantáneo o soluble pasa por un tema del poder adquisitivo que se tiene. Por ejemplo, si se tiene un sol se tomará café instantáneo porque no hay otra opción. Pero si tengo más de un sol puedo comenzar a consumir algo más especializado. La preferencia por lo instantáneo también se debe a que solo se necesita hervir el agua y nada más, y puedes tomar dos, tres, cuatro tazas por un sol. En el caso de los otros cafés, primero debes tener una cafetera, luego necesitas mayor presupuesto para preparar más tazas de café. Se debe tener en cuenta que las personas que comienzan a tomar café inician con la versión soluble y después cuando mejora su condición pasan a otros mejores. Además cuando se toma café fuera cuesta entre 5 hasta 15 soles.

Cafetería Aicasa, en LA Av. Luis Jose de Orbegoso 107, SAN LUIS. Foto: Renzo Salazar.

¿En el país hay iniciativas que fusionen lo que es la accesibilidad que ofrece el café instantáneo con la alta calidad que tienen los granos especializados? 

-Desde el año 2000 no existen plantas para hacer café soluble en el país, el mercado era muy pequeño. Parte del café soluble que se vende en el mercado nacional es con insumo peruano que va a otro país y vuelve. Es por ello también que en el país se consume mucho café pasado o molido.

En el rubro de café molido o tostado sí hay más oferta peruana porque hay más cooperativas que se han unido para sacar ediciones específicas para clientes más exigentes por ejemplo café con puntaje en taza, descripciones aromáticas, con denominación de origen dependiendo de que zona viene… Entonces, creemos que ese mercado está creciendo pero la idea es que comience a ampliarse a otros niveles socioeconómicos del país para que sean más accesibles.

EL PERUANO BUSCA MAYOR INFORMACIÓN Y UN MEJOR CAFÉ

Foto: Renzo Salazar en Pausa Café.

¿Por qué es tan popular ahora el café? ¿Es una moda o es que hay más cultura del consumo de café?

-Yo creo que hay muchas variables, una es que nuestro estilo de vida está de alguna forma cambiando y el café es el complemento en todo el mundo. En varios espacios, el café es la bebida con la que se arranca el día. Se está popularizando el consumo por el cambio en nuestro estilo de vida. Existe una mayor disponibilidad de cafeterías, es decir hay donde se puede consumir café. Además, hay más oferta. En los anaqueles de los supermercados ya no hay dos o tres marcas sino más de 10. Y existe por parte del consumidor de café peruano una demanda de mayor información y de una búsqueda de mejor café, lo cual hace que cada vez existan nuevos puntos donde uno puede comprar. A eso se le debe sumar que al consumidor ahora le gusta experimentar con los métodos de preparación de café y el origen.

¿Cuánto han influido las cadenas como Starbucks y Juan Valdéz en el mayor consumo del café?

-Creo que los números hablan por sí solos. En un momento, Perú era el país que más cafeterías de Starbucks tenía, mucho más que Chile. Ambas han ayudado mucho a acercar el producto a segmentos más jóvenes. Durante una época muchos jóvenes no tomaban café por formación o se demoraban mucho, pero ahora las cadenas ofrecen el local y la experiencia para que ellos se animen a consumir café e inicien más temprano porque además son lugares sociales. Si bien algunos toman más dulce que café, las cadenas han ayudado bastante a que el café esté en disposición de los jóvenes. Cuando yo era niño el café lo tomabas en el Haití, pero ahora los niños pueden consumir en las cadenas.

ESTAMOS REZAGADOS, PERO ES UNA OPORTUNIDAD PARA CRECER

Las cadenas han ayudado al consumo entre los jóvenes y se está haciendo un esfuerzo para llevar un producto de calidad a un precio accesible, ¿qué falta para tener una cultura del café?

-Falta una política pública más clara. En Colombia se aumentó en 30% el consumo interno a partir de políticas públicas que fomentan el consumo. En los países productores el segmento que más crece es el interno porque cada vez demandan más de su propio café y eso ayuda a que el precio no sea tan volátil porque a medida que todo el café se venda dentro se depende menos del mercado externo. Una parte importante de nuestro café se queda en el Perú, eso significa que tenemos nuestra propia demanda y el precio se tiende a estabilizar. Sin embargo, el consumo per cápita está entre los 600 gramos y el kilo. Estamos bastante rezagados pero es una oportunidad para crecer.

Sobre la producción, luego de que se logró superar la roya, ¿en cuánto cerró el 2017 y cuáles son las metas para el 2018?

-El café peruano tiene un espacio en el mundo bien ganado, claro que no está al nivel del café colombiano pero tan solo en el 2017 se ha cerrado con alrededor de 4 millones de sacos exportados, son dos años que vamos en positivo después de la roya. Ahora el reto de este año está en aumentar la productividad en las áreas de cultivo que existen y no tener que tumbar más bosques para tener más café,

La mano de obra es clave para cualquier sector productivo, en el caso del café, ¿cuáles son los retos que hay?

-Uno de factores que hizo que no lleguemos a la meta de exportación que teníamos de 4.5 millones de sacos es que no hubo mano de obra y eso se dio porque tuvimos dos problemas: uno fue que la lluvia se retrasó y otro es que cuando se cosechó no había personal para la cosecha. Muchas veces los jornales urbanos e ilegales (hoja de coca) son muchos más rentables para las personas. Nosotros tratamos de promover mayor productividad para así tener sueldos e ingresos mejores para la mano de obra.

➤  ➤    Sigue a la ruta del café en Instagram.

1 Comment

  1. Muy buena la información. Pero también interesa conocer la lista de productores, el lugar de origen, páginas Web o Direcciones electrónicas. Los tipos de café. Lo esencial que se requiere para instalar un local de venta de café preparado en taza y para venta de productos embolsados.

Deja un comentario

*