Mujeres que cosechan café en la selva central de Junín afrontan violencia

El café es el principal producto de exportación no tradicional del sector agrícola en el Perú. Se debe cumplir con estrictos estándares de calidad a nivel internacional. Las mujeres son parte del proceso, sin embargo, afrontan situaciones preocupantes.

La investigadora Rocío Zevallos Callupe, de la Universidad Particular San Martín de Porres, abordó la problemática de las mujeres en la cadena productiva del café. Luego de encuestar a una muestra de 70 cosechadoras y 137 cosechadores de café de 23 empresas ubicadas en las provincias de Satipo y Chanchamayo, en Junín, determinó que el 87.5% de las cosechadoras de café ha sufrido algún tipo de violencia por parte de sus parejas.

La investigación ‘La violencia contra las mujeres en la productividad laboral y en los errores de calidad de cosecha de café para exportación de la Selva Central de Junín’ es una importante muestra de lo que pasa en el sector.

El 79.1% de los cosechadores reconoce haber agredido a sus parejas en algún momento de su relación.

La violencia contra las mujeres afecta negativamente a la calidad de la cosecha del café. Las cosechadoras que son agredidas por sus parejas y los cosechadores que son agresores, a diferencia del personal que no está en una relación violenta, tiende a confundir los granos maduros con granos pintones (21.4% más) y a mezclar, señala el estudio.

¿Qué pueden hacer las empresas productoras de café?

-Incorporar políticas organizacionales de prevención de la violencia contra la mujer y sobre la equidad de género.

-Establecer rutas de apoyo a las mujeres en casos de violencia.

-Designar a cierto número de personas que puedan detectar signos de violencia en las cosechadoras y cosechadores.

-Brindar talleres de capacitación a las colaboradoras, sobre empoderamiento personal, roles de género, equidad y prevención de la violencia.

-Brindar talleres de capacitación a los colaboradores, que promuevan un mayor nivel de reflexión y diálogo sobre la equidad, la violencia y las nuevas masculinidades. Estos talleres deben ser brindados por hombres.

La investigación fue presentada por la Universidad San Martín de Porres (USMP) y la Cooperación Alemana GIZ.

Deja un comentario

*