Ser mujer cafetalera en el Perú: Oportunidades son escasas, pero siguen luchando

Se estima que unas 230 mil familias se dedican al negocio cafetalero en el Perú. Un grupo importante de estas personas, más de la mitad quizás, es mujer. El panorama no siempre es alentador. Todavía se escucha decir que el café es un negocio de hombres, y la discriminación y machismo no son ajenos a las zonas cafetaleras, y a otros espacios vinculados.

La Coordinadora Nacional de Mujeres Cafetaleras y Cacaoteras  del  Perú (CONAMUCC) consideró a fines de 2017 que el café peruano cultivado por mujeres se posiciona cada vez más.

Las mujeres participan de manera activa en todas las tareas de producción, pos cosecha, transformación y comercialización de café. Y ahora buscan diversificar sus productos para lograr mejores ingresos. Sin embargo, el camino no es sencillo. Se ha logrado una visibilización, y ello es importante.

En “Línea de Base del Sector Café en el Perú” -un estudio que fue elaborado en el Programa de Commodities Verdes, iniciativa del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD)  con el apoyo de la Secretaria de Estado para Asuntos Económicos (SECO) de la Cooperación Suiza-  se advierte que miles de familias cafetaleras siguen viviendo en situación de pobreza y extrema pobreza en el Perú.

Foto: PNUD

El documento, presentado en agosto pasado y que puedes descargar aquí, reseña los problemas de las familias productoras de café. entre los que se cita que en el sector las oportunidades laborales para jóvenes y mujeres cafetaleras son escasas, lo que lleva a que los primeros no estén interesados en continuar trabajando en el negocio y a que las segundas accedan de manera desigual a los beneficios por escasa capacitación. 

Durante el IX Encuentro Nacional de Mujeres Cafetaleras en Lima, Perú, realizado en 2015, se ofrecieron estos datos:

-El trabajo no remunerado de mujeres ahorra más de 3 mil soles (841 dólares )  por hectárea en parcelas de café. Se estima que pasan, al menos, 8 horas diarias en el campo.

-Las mujeres participan al menos en el 45% de las actividades del campo.

-El 30% de las unidades productivas son conducidas por mujeres.

ESPERANZAS

Pero hay ejemplos de cambio y de lucha.

Kirchen Burga Castro, es una de las miles de mujeres productoras cafetaleras de Perú. En solo dos años, gracias a su empeño y a las capacitaciones que recibió por parte del proyecto Modelo de Desarrollo Sostenible para el Café Peruano, pasó de ser productora cafetalera a promotora de la Junta Nacional del Café.  

Deja un comentario

*