INIA rehabilitará más de 100 hectáreas de cafetales atacados por la roya

Foto: Concytec

La roya es una de las peores enfermedades que puede atacar al café, por ello debe ser combatida y no se puede bajar la guardia. Si bien la incidencia en los cafetales peruanos se redujo a 10% a fines del 2017, de acuerdo al Ministerio de Agricultura y Riego, aún hay mucho por hacer.

La roya es una enfermedad del café que, según el grado de severidad, puede provocar una intensa caída de hojas y pérdidas en la producción. 

Entre las acciones que se están realizando para combatir esta enfermedad, está la del Instituto Nacional de Innovación Agraria (INIA). El ente gubernamental viene desarrollando un proyecto para la renovación y rehabilitación de más de 122 hectáreas de cafetales atacados por la enfermedad de la roya en  Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM), en las regiones de Ayacucho y Cusco.

Este proyecto —que se inició en el 2017 a través de la Estación Experimental Agraria Perla del VRAEM del INIA, ubicada en el distrito de Pichari, La Convención (Cusco)— tiene una inversión total de S/16’866,264 y se espera que dure seis años.

INIA
La EEA “Perla del VRAEM” (INIA)

¿Cómo se desarrolla el proyecto?

Con el objetivo de afrontar adecuadamente el grave problema que tienen los productores caficultores de Ayacucho y Cusco y que también requieren con urgencia mejorar el manejo de su cultivo y contar con variedades más resistentes a la roya, el proyecta busca capacitar a 2,500 productores en tecnologías de renovación y rehabilitación de cafetales bajo un sistema agroforestal.

Estos productores luego transferirán sus conocimientos a una población demandante de 8,608 beneficiarios, para mejorar la productividad y calidad de sus cosechas.

Además de la capacitación, el proyecto también involucra la construcción de un laboratorio de suelos y la instalación e implementación de dos invernaderos, en Lima y el VRAEM, totalmente equipados con un sistema que permita controlar las condiciones ambientales y la generación de un clon resistente a la roya.

Se ha contemplado la instalación de una cámara térmica para la producción de semilla de plátano a gran escala, como cultivo asociado para darle sombra al cafeto; así como una planta de producción de abono orgánico para el cultivo de café.

Este no es el único proyecto que viene desarrollando el INIA, pues está trabajando  otros en los distritos Sivia y Llochegua de la provincia de Huanta y en Santa Rosa, Anco y Ayna  de La Mar (Ayacucho), así como en los distritos de Pichari y Kimbiri de la provincia de La Convención (Cusco).

1 Comment

Deja un comentario

*