La roya y el café en el Perú: Todo lo que debes saber

Detalle de cerezas de café en una planta de variedad Lempira vista en la propiedad del productor Gilberto Benítez en su finca en Pueblo Viejo, Arambala, Morazán. El Salvador. Foto: Maren Barbee.

La roya es una de las enfermedades que los productores cafetaleros más temen y  no es para menos, este patógeno es mortal para las plantaciones. No ha pasado tanto tiempo desde que en el 2013 y 2014 esta plaga afectara millares de hectáreas a nivel nacional.

La roya mermó la producción de café y el potencial de exportación de este producto pasó de 4.9 millones de sacos de café a 3.1 millones. Conversamos con el ingeniero David Saravia, docente de la Faculta de Agronomía de la Universidad Nacional Agraria de La Molina (UNALM) para que nos expliqué qué es esta plaga, cómo afecta a las plantaciones y qué es lo que se está haciendo para combatirla desde su campo de estudio.

David Saravia, docente UNALM

 

¿Qué es la roya?

Es una enfermedad causada por un hongo. Este patógeno ataca a las hojas de las plantas, debilitándolas y haciendo que estas caigan. En un escenario extremo, la roya puede hasta matar a la planta. Algunos síntomas que desarrolla la planta cuando ha sido atacada por esta enfermedad son pústulas amarillas en la hoja de la planta que se pueden ver en haz y en el envés de la hoja.  Conforme el grado de afectación la presencia de pústulas será mayor. Cuando la roya se encuentran en un etapa muy desarrollada, la hoja se desprende. Esto le puede ocurrir a la planta y afectar seriamente la calidad del  fruto.

¿Qué lo causa?

Son varios factores, pero entre ellos destaca la lluvia y la humedad, esta combinación puede ser fatal para las plantas que está mal nutridas o débiles. Otro factor es el mal manejo de la maleza, no realizar podas de renovación y/o el mal manejo de sombra.

¿Cómo prevenir?

Son muchas las cosas que se pueden hacer para prevenir. Por ejemplo, tener un mejor manejo de maleza y de la sombra que se le da a las plantas. Para las plantas de café, se busca que se tenga un 60% de sombra y esto se puede lograr mediante árboles altos pero quizás no tan frondosos. Esto es importante porque cuando la planta está expuesta al sol necesita más agua, y este recurso suma riesgos en lugar de ayudar a prevenir. La poda también es vital para prevenir que la roya ataque. Y hay que tener un cuidado especial en el proceso de abono y  el uso de fungicidas adecuados.

¿Qué se está haciendo para combatir la roya?

Vemos que hay más acciones desde el sector privado que políticas públicas. Las capacitaciones las hacen empresas privadas, en muchos casos las que venden fungicidas o abono. Asimismo, son lo productores los que buscan capacitación, pero en políticas públicas estamos muy atrasados si nos comparamos con Colombia o Brasil.  Estamos como 20 o hasta 30 años atrasados en lo que es el manejo de la roya y un claro ejemplo fue lo que sucedió hace algunos años.

DATO: El Instituto Nacional de Innovación Agraria (INIA) viene desarrollando un proyecto para la renovación y rehabilitación de más de 122 hectáreas de cafetales atacados por la enfermedad de la roya en  Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM), en las regiones de Ayacucho y Cusco.

Deja un comentario

*