Estación Café de Luz: Café de San Ignacio y postres caseros en Surco

Fotos: Renzo Salazar

Luz Alvarado se define siempre como una mujer de la montaña. Nació en Huaranguillo, San José de Lourdes, San Ignacio de Cajamarca. La cafetería que lleva su nombre tiene un sello personal.

El café en la vida de Luz es un trabajo y un placer. En Surco, en una galería pequeña del 534 de la calle Simón Salguero, se ubica Estación Café de Luz, un emprendimiento que nació en noviembre de 2015 y que no deja de sorprender a los clientes con su exquisita carta, donde resaltan los postres elaborados por la misma Luz.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Luz no solo tiene una cafetería que comanda con una gran sonrisa.  Luz hace el viaje hasta su montaña como un ritual. Compra el café en pergamino, lo lleva a Jaén, lo apila de a pocos y luego su familia se lo manda a Lima, donde se hace el tostado.

Estudió barismo en Le Cordon Bleu, y siempre está dispuesta a aprender. Su hijo Daniel, también barista, la ayuda en la cafetería. Es su gran apoyo.

ENSEÑAR A CONSUMIR EL CAFÉ

“Tenemos que enseñar a la gente a consumir café bueno. Muchos piensan que el mejor café está en otra parte del mundo. Se dejan llevar por un nombre, una marca, una presentación y un lugar. Se prefiere a veces comodidad y no calidad. Es momento de difundir que el café peruano es de los mejores”, sostiene Luz.

Para esta madre de familia y profesional del café, ha llegado el momento de mostrar el buen café peruano.

“Soy barista. Trato de mejorar cada día para dar a mis clientes un café de calidad. Siempre busco impulsar la cultura cafetera. Poco a poco estamos avanzando”, dice, sin perder el entusiasmo en este camino que no ha sido sencillo, y que constantemente le pone retos.

Deja un comentario

*