5 claves sobre el café y el cáncer que dejará a todos más tranquilos

¿El café puede producir cáncer? Luego que un juez de California emitiera una sentencia propuesta contra Starbucks Corporation y otros para que sirvan la bebida con una advertencia sobre el cáncer, muchas voces se han pronunciado sobre el tema, algunas sin sustento.

Simon Baker, investigador en cáncer de vejiga de la Universidad de York -que recibe financiación de la organización sin ánimo de lucro York Against Cancer y Wellcome Trust, y que se declara bebedor de café-sostiene que la acrilamida no es buena para la salud, y que la cantidad presente en el café no supone una contribución observable al riesgo de cáncer.

Baker hizo una revisión de lo que se dice sobre el café y el cáncer, y el artículo se publicó en inglés en The Conversation. y en El País de España.

Veamos los puntos principales:

– La acrilamida del café se forma al comienzo del tueste que da a los granos de café verdes el color marrón oscuro que conocemos y su sabor profundamente amargo. Una vez dentro del cuerpo, la acrilamida puede convertirse en glicidamida, un epóxido, y ambas sustancias pueden ligarse a nuestras proteínas y nuestro ADN y causarles daños. El daño al ADN puede ser la primera fase en el desarrollo del cáncer, y la acrilamida interfiere también con la reparación del ADN.

-El riesgo de cáncer está relacionado en realidad con la cantidad total de exposición a lo largo de la vida, pero un cálculo indica que en un adulto de 80 kilos que consuma menos de 208 microgramos de acrilamida al día el riesgo de cáncer no debería aumentar.

-Cada cigarrillo contiene unos 2,3 microgramos de acrilamida. Una tostada de pan contiene 5 microgramos, y una bolsa de patatas fritas, 7 microgramos. El café añade a nuestra exposición cotidiana a la acrilamida entre 0.9 y 2.4 microgramos por taza de 150 mililitros. Cada taza contiene también una gama diversa de antioxidantes y otros compuestos considerados beneficiosos para la salud (excepto en caso de embarazo).

-Un café filtrado tiene  menos acrilamida que cuando se toma en forma de café expreso.

  • La elección de los granos y el tueste también podría tener importancia, ya que la variedad Robusta contiene más acrilamida que la Arábica, y los tuestes más oscuros contienen menos que los claros.

DATO:

Annie Anderson recibe financiación de la administración pública escocesa, del MRC (Consejo de Investigación Médica de Reino Unido), WCRF (Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer), NIHR (Consejo Nacional de Investigaciones Médicas británico) y FP7, es codirectora de la Red Escocesa de Prevención del Cáncer, y le interesa la relación con el café debido a su sensibilidad a la cafeína. Ella señaló en este fact cheking sobre el café que la cantidad de acrilamida que consumimos probablemente esté más determinada por los alimentos que nos proporciona la industria, las materias primas que utiliza, las temperaturas alcanzadas en la elaboración industrial, etcétera. “Preocuparnos por las cantidades relativamente pequeñas de acrilamida que consumimos con el café no es ni la mitad de útil que las medidas que podría adoptar el sector”, señaló.

 

Deja un comentario

*