Barista Jesús Gamarra, un artista del café

Jesús Gamarra Velásquez tiene un estilo particular, dread en su melena larga y grandes anillos son lo primero que llama la atención cuando lo tienes en frente. Sencillo y de fácil hablar comienza a contar sus inicios: “Soy barista egresado de Le Cordon Bleu, tengo 32 años, papá de una hermosa niña de 8 años, soltero, pero con novia, y espero casarme pronto”. Su sonrisa es radiante.

La primera vez que vi a Jesús Gamarra fue un domingo de verano en una feria barranquina. Estaba en uno de los stands promoviendo una marca de café y nos preparó rápidamente café en una Vandola, ahí pudimos constatar su habilidad y esmero al hacerlo. La semana pasada, luego de algunos meses, lo fuimos a buscar a Saba Equipamientos, su centro de trabajo, donde brinda asesoría a los clientes. Luego de hacernos un breve recorrido por la sala de exhibición, y mostrarnos la amplia línea de máquinas, entramos al espacio de Jesús, un taller especialmente equipado para desarrollar y crear.

“Me inicié como bartender, luego fui buscando un lugar en la cocina que era algo que también había estudiado y me atrapaba. Por ese tiempo, tuve un accidente patinando, me rompí un dedo y dejé con mucha tristeza la cocina”, cuenta Jesús.

HOMBRE DE RETOS

Los nueve puntos en el dedo pulgar no fueron motivo para detenerse. Mientras se recuperaba descubrió la carrera de barismo y los dibujos que veía por internet lo terminaron de cautivar. Le Cordon Bleu fue su alma mater y le permitió obtener los conocimientos necesarios para su formación como barista:“Soy muy apasionado en cada cosa que me propongo y desde que vi esos dibujitos en internet me dije: eso es lo que yo quiero hacer, no importaba en ese momento mi dedo roto, ni siquiera sabía cómo, pero eso era lo que quería, todo un reto”.

Nos cuenta que formó parte del equipo de trabajo en Tony’s café, una de las primeras empresas en montar el formato de cafetería móvil en el Perú. Aquí, Jesús aprendió muchísimo desarrollando más sus habilidades y conociendo de cerca el negocio alrededor del café. Tuvo la oportunidad, con el apoyo de la empresa, de capacitarse con Raúl Rodas, campeón de barismo, “todo un capo”, menciona. Luego pasó por Tostaduría Bisetti, un referente importante: “Fue un centro de formación más que un trabajo, disfruté cada cosa que hacía. David Bisetti es un gran tipo, lleno de conocimientos sobre la cultura del café, con mucho que enseñar. También me permitió compartir con grandes compañeros baristas en un ambiente lleno de energía”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Jesús está en su zona de confort frente a la máquina, prepara un espresso con un aromático café de Villa Rica y vemos su precisión al verter la leche emulsionada. Empieza con su magistral jefe apache y sus movimientos son exactos al dibujar los trazos lo que da como resultado un alucinante retrato. Luego, El Pegaso y la hermosa Flor. Todo fluye de manera natural con líneas que parecen fáciles y que simplemente comprueban el talento que tiene este barista.

-Mi sueño es ser campeón mundial y me preparó para eso cada día. Siento que estoy avanzando profesionalmente, siempre intento comunicar la cultura del café y que la gente entienda al café. Es una tarea permanente que nos beneficia y es una meta de todos.

Hace unos años descubrió el “Latte Art Grading”, un sistema con una serie de calificaciones para evaluar las habilidades técnicas y la creatividad de los baristas en el Arte Latte. Su base tiene 5 niveles diferentes, cada uno identificado con un color: blanco, naranja, verde, rojo y negro. Cada color corresponde a habilidades específicas que el barista debe de demostrar durante los exámenes.

Jesús esta en el nivel rojo, y se alista para obtener el siguiente y máximo nivel. Su trabajo y experiencia se ven respaldados por esta certificación lo que le permite estar en posición de brindar un asesoramiento acertado en lo referente al Latte Art: “Mi trabajo con el café me ha dado muchos beneficios, es mi pasión con miles de ventanas aún por desarrollar”.

Desear ser Campeón Mundial, esta meta soñada lo entusiasma e impulsa a seguir porque le demandará mucha practica para lograrlo. Mientras, continua con su empresa de venta de café, con sus consultorías a negocios, con su labor promoviendo Latte Art desde sus redes sociales,  brindando talleres para baristas y ultimando detalles en su proyecto de concretar su propia cafetería. Para Jesús nada es imposible, todo es un proceso de aprender y dar siempre tu mayor esfuerzo.

Deja un comentario

*