El joven peruano que pinta con café es de Villa Rica y tiene un sueño

Llega a Barranco, desde Villa El Salvador, con una mochilita en la espalda. Cuando ingresa a la cafetería Omma, en la calle Cajamarca, sus ojos se abren, y contemplan la pared, donde están sus obras. No puede dejar de mirar. Quizás cuando todo empezó no imaginó que ese talento tenía un destino, y un futuro prometedor.

Mientras su familia, en Villa Rica, cosechaba café, Wilmer Pardo pintaba, y un día pensó que sus acuarelas de colores podían ser café puro, café peruano, café especial.

Abandonó la carrera de ingeniería ambiental por el arte. Es el hijo menor de 7 hermanos, y creció en la finca de su padre en Villa Rica, donde se cultiva catimor, caturra, gran Colombia, y otras variedades. Cuando cambió el carboncillo y las acuarelas por el café, sus padres lo apoyaron. Los espresso de Don Pardo -la marca de la familia- se convirtieron en material de trabajo.

Entre tostados especiales, moliendas finas y gruesas, e infinitas pruebas de textura, Wilmer fue culminando sus primeras obras, las cuales se venden en Barranco y en su tierra, Villa Rica. En cafeterías como Origen Marín y Cholo Café.

 

“Desde muy pequeño dibujaba, pero no pensaba que con el café era posible. Mi papá me impulsaron. Recuerdo que al comienzo fue con café de sobre, que tenía muchas tonalidades. Pero ese no era café, así que usé el de mis papás”, comenta.

Una mezcla de café espresso y café molido son para Wilmer como la tempera. “Recién llevo dos años en este mundo, y creo que hay mucho que perfeccionar”, dice Wilmer, quien no descarta también dedicarse a la caficultura.

Rostros y naturaleza son lo que más pinta. Al comienzo tardaba una semana en una obra, hoy podría acabar en 24 horas. Se inspira en cosas que ve en su tierra, en Internet, y en determinadas circunstancias.

Espera crear una web para vender su obra.

¿Te da pena usar el café como pintura? Wilmer dice que no, porque en la finca el café sobra, y además usa el concho muchas veces, y también lo mezcla con resina en busca de texturas.

Wilmer quiere seguir explorando el café como pintor. El camino apenas ha comenzado. Su sueño es llegar a muchas cafeterías del país para exponer su obra, y cruzar fronteras.

Si te interesa comprar su obra puedes ingresar a su cuenta de instagram (Contacto: @wilmer_pard) o a su Facebook.

1 Comment

  1. Maravilloso
    Gracias por haber compartido mi gran igs María desde Checa. Un gran talento artístico y exitoso muchacho desde muy niño vale Oro en Lingotes .
    Adelante que llegarás muy lejos lo se recibe un fuerte abrazo y saludos y felicitaciones y Felicidades para ti un fuerte abrazo y beso y para tus papás, hermanos y tu entorno familiar un gran saludo. Aplausos y más aplausos

Deja un comentario

*