Alberto Franco y el sueño de llevar el café a todos los hogares peruanos

Alberto Franco es ingeniero civil, pero está enamorado del café. Acaba de lanzar su propio café, se llama Espiritual Coffee, de 82 puntos, de la finca Marín , en Villa Rica, y el precio es bastante económico en el mercado local: bolsas de 500 gramos a 22 soles.

«El objetivo es llegar a los hogares peruanos», dice Franco, en Modo Café, la cafetería de especialidad que fundó en San Isidro hace menos de un año.

El café que nos presenta es de 1650 msnm., y es el resultado del trabajo con el caficultor Freddy Waldemar Marin Canani.

JAVIER LUQUEZ EN MODO CAFÉ

Pero más allá del café que vende, lo que realmente busca Alberto es que se rompa el mito de que el café es caro, y poner su grano de arena para que la gente consuma en cualquier cafetera, desde la que más se tiene en casa como la gota a gota o la eléctrico. «Mi primera acción es que la gente cambie de chip, que entienda que es un proceso sencillo, que no es sofisticado», explica, mientras llega a la mesa el barista que nos prepara Espiritual Coffee en V60. Un aroma agradable, dulce, con notas a toronja y frutos secos.

«Hay que abrir mercado, y para eso debemos unirnos», comenta Alberto, quien espera unir a baristas, catadores y cafeterías en el objetivo de promover el consumo de café peruano. Ha establecido contacto con algunas cafeterías, y no para. Buscar la unión de cafeterías parece una utopía, pero Franco cree que la idea puede prosperar.

«Necesitamos una comunidad, identificarnos como grupo y apoyar y promover a los baristas», indica. De hecho, sorteará una visita a finca entre los baristas de Modo Café. Tiene claro que se debe conocer desde la cosecha a la taza para estar realmente vinculado con el producto.

El café lo puedes pedir en la cuenta de Instagram de Espiritual Coffee

Deja un comentario

*