La historia del creador de Samyél Coffee, el café que llegará al Mundial

Luis Piñas Caysahuana presenta con orgullo su café Samyél Coffee. Es el café que va al Mundial, que va a Rusia. Y está emocionado. Para empezar, ha logrado un café de 85 puntos, el cual cosechó en Chanchamayo, a 1,850 m.s.n.m. en el fundo Pampa Hermosa. Se trata de un blend que reúne la variedad Caturra, Typica, Pache, Bourbón y Geisha. El sabor a chocolate, nuez y floral encanta los paladares más exigentes.

Este emprendedor nacido en Huancayo está viajando a Rusia para instalarse en la Casa Perú, la embajada que llevamos al Mundial. Luis Piñas Caysahuana se siente feliz de haber logrado el sueño.

Su café llegó a Rusia el año pasado. Samyél significa “el que escucha la voz de Dios” y es el nombre de su hijo. Empezó hace 10 años a comercializar café. Empezó con un capital de menos de diez soles, una tostadora manual, y todas las ganas de salir adelante.

“He recorrido tienda por tienda, cafeterías y a veces me cerraron las puertas. Pero poco a poco logré mostrar que mi café es de los buenos”, comenta Luis, quien llegó al café por su entonces novia, hoy esposa. La mujer que la acompaña de toda la vida le enseñó el café de Chanchamayo, el cual ella vendía para poder pagar sus estudios.

Luis decidió vender café y nada lo detuvo. Sabía que tenía un producto bueno, y quería que el mundo lo conociera. “El trabajo que se hizo es de largo aliento. El año pasado pude llegar al mercado internacional y fue a través de un programa de Sierra y Selva Exportadora, el cual tiene en Rusia un centro de venta que se llama Tienda Andina Amazónica. Así llegamos a Rusia. Son cuatro toneladas que se fueron a Rusia”, explica.

Luis mandó café en grano tostado y ofrece su café en diversas partes del mundo.

-Como hombre de fe estoy agradecido a Dios de poder representar a los caficultores peruanos, al café del Perú. 

Luis fue convocado tras inscribirse en Promperú y Adex. Llegar a la Casa Perú en Rusia lo hace emocionarse hasta las lágrimas. En unos días, los paladares de diversas personas de todo el mundo probarán este café mundialista con corazón peruano. No se puede pedir más.

-Ha sido gratificante que reconozcan mi trabajo de tantos años.

Luis -que habla inglés perfectamente y es barista- hará degustaciones de su café y desarrollará una serie de actividades donde dará cuenta de las bondades del café peruano.

¿Cómo describiría su café? “Es un café de altura del valle de Chanchamayo a 1,850 msnm, un lugar donde la naturaleza se manifiesta dando al café un aroma intenso”, señala Luis, quien cree que poco a poco los peruanos están consumiendo más café. “El Perú está aprendiendo a consumir café, pero el consumo todavía es baja. No obstante, debemos resaltar que hay un boom de cafeterías en Lima. En la capital hay cada vez más cafeterías de especialidad y ello es bueno. Queremos masificar el consumo, y llegar a los conos. Poco a poco se logrará. Debemos llegar a los supermercados, a todos los rincones, y al mundo entero”, dice. No obstante, cuenta que en un conocido supermercado le han cerrado las puertas, no le atienden ni el teléfono: “Nadie es profeta en su tierra, hay que buscar otros mercados”.

Luis toma seis espressos al día. El café pasado es, para este caficultor, como agua de tiempo. “El café bueno siempre es beneficioso”.

CONSEJO: El café debe tomarse sin azúcar porque es un cerezo, un fruto dulce. Es la mejor manera de sentir el sabor. El café debe ser achocolatado y no oscuro.

Si deseas comprar el café mundialista puedes ingresar a la fanpage.

Deja un comentario

*