Victory Point, una aventura lúdica: Café de Bagua y juego de mesa en La Molina

Fotos: Fabiola Valle

Todo nació jugando, pero nada es un juego para Joel y Franco Villegas, dos hermanos que hace poco más de un mes fundaron Victory Point, una cafetería lúdica en La Molina que es un espacio agradable, divertido y donde cada detalle cuenta. Joel y Franco están atentos a todo, desde la calidad del café hasta de enseñar a los clientes a jugar.

El café que ofrecen es de Bagua, de más de 83 puntos. Y los juegos que comparten con sus clientes son parte de su vida, de sus descubrimientos y retos. Victory Point es un emprendimiento, pero sobre todo un sueño que ha nacido con grandes expectativas.

“Queremos marcar la diferencia ofreciendo café de especialidad y atención personalizada a los clientes que aman los juegos”, dice Franco, quien estudió barismo en la Tostaduría Bisetti.  Joel es administrador, el que más se enfoca en el negocio.

La clientela es joven, pero padres y abuelos han empezado a involucrarse por eventos inesperados como los cumpleaños que celebran, y los encuentros entre amigos. Estos jóvenes que hasta hace poco vendían juegos de mesa en Internet, hoy disfrutan de la experiencia de reunir gente que entiende y ama los juegos, y que busca un café de calidad.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Alrededor de una taza de café, el juego se dilata. Los clientes no piensan en el tiempo. El juego es social, el café es social. ¿Acaso no es la combinación perfecta? Joel y Franco están entusiasmados y analizan la línea de negocio. No hay mucha competencia: en Lima hay  tres cafeterías lúdicas, cada una tiene su propio sello y dinámica.

EL BARISTA

Se llama Marlon Abreu, tiene 22 años y es venezolano. Se quedó desempleado, como muchos en su país. Para sobrevivir vendió sus utensilios de barista, carrera que estudió en Caracas. Dejó sus títulos en casa por miedo a que se los incauten en la carretera, se subió a un bus y tras casi cinco días de viaje llegó a Lima. Marlon es de esos tipos que no se rinde. Una familia peruano-venezolana le abrió las puertas. Su aventura recién comenzaba.

Mirando ofertas de trabajo, repartiendo hojas de vida, llegó a Victory Point, donde fue sometido a una rigurosa evaluación. “Me encanta el concepto de cafés y juego. Ha sido increíble encontrar esta oportunidad”, dice Marlon, mientras prepara un Shakerato: café y un toque de limón.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

“Queremos que sea un espacio para la familia, donde grandes y chicos se diviertan”, comenta Franco.  La cafetería planea vender también juegos. Por ahora, tienen cerca de medio centenar para la clientela, verdaderas joyas.

Las cafeterías lúdicas son un éxito en países como Estados Unidos y Canadá. En Lima hay al menos tres con esta temática. “Nos parece genial competir. Competir te obliga a mejorar”, acota Joel.  La onda de los #boardgamecafé ha llegado para quedarse.

Victory Point apenas ha comenzado.

DATO

La cafetería está ubicada en la avenida Flora Tristan 709, en La Molina. Atiende de lunes a domingo. De lunes a sábado, de 15:00 p.m. a 23:00 p.m. Domingo, de 16:00 p.m. a 23:00 p.m.

1 Comment

  1. Me encanta la idea del emprendimiento y sobre todo que pueda ser un ambiente de recreación junto con antojitos y permita la llegada de familias y amigos, sobre todo que se puede encontrar la buena compañía de jóvenes cristianos, felicidades hermanos, que sea muchos logros más el que Dios les pueda brindar y los siga usando para su voluntad. Muchas bendiciones. Salmos 112:3

Deja un comentario

*