Vanesa Fabián: Amor al café, pasión por el barismo

Fotos: Nancy Onaga

Es imposible estar al lado de Vanesa Fabián y no terminar contagiándote de la pasión que le pone al barismo. Es barista trainer en Tostaduria Bisetti, la escuela, y describe con pasión su oficio. No es de las que se queda detrás de la barra, Vanesa corre y vuela detrás del café. Quiere aprender todo el tiempo. Ocurre con las cosas que amas: no te das cuenta, no miras la hora, no sientes el cansancio, no te rindes.

A los 32 años, Vanesa tiene claro que está en el café para seguir creciendo. “Encontré lo que me gusta y soy feliz. La paso bien”. Estudió hotelería y turismo, y los caminos, que siempre te tienen una sorpresa, la llevaron a la cafetería de un hotel. Descubrió el mundo del café. Luego llegó a la escuela de baristas de Le Cordon Bleu: “Cambió mi perspectiva de ver el café. Me encuentro con grandes profesionales y me enamoro de este trabajo. Era octubre de 2014, mi vida cambió”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Su  primer trabajo fue en Arábica Espresso Bar, siempre de la mano de David Torres Bisetti, a quien considera un amigo y un jefe excepcional. Hoy, como entrenadora de baristas, está a cargo de las sesiones de Latte Art y capuccino.

“Tomar un buen café es lo más importante, pero si esa taza también ha sido decorada bien, la experiencia es grata”, comenta, mientras dibuja una rosa y luego un gato.

“Los baristas somos canales entre el cliente y el caficultor. Yo creo que los baristas no deben quedarse detrás de la maquina. Deben conectarse con el campo, vivir la experiencia, aprender y enseñar. Yo termino embriagada de café al final del día”. En las palabras de Vanesa hay humildad. Por estos días, alista un viaje a Colombia para conocer más del café. 

Nosotros también queremos estos utensilios personalizados de Vanesa.

A través de sus redes sociales, Vanesa transmite esta entrega al café. Y como entrenadora busca que los alumnos se enganchen. Siente también que hay cada vez más mujeres baristas. “Antes yo me sentía sola, sin embargo, esto ha cambiado y es bueno que las mujeres destaquen en este campo. Creo que tenemos mucho para dar”, dice, con una mezcla de humildad y buen humor.

Vanesa se pone seria cuando prepara su café. Ahora que nos hace una V60 con un café geisha está concentradísima y encantada con el aroma del café. Luego la contemplaríamos mostrando su talento para el Latte Art. Y más tarde, con la mirada fija, en el espresso que en unos segundos servirá, como la reina de la barra.

 

 

Deja un comentario

*