Nunca rendirse: Señor Café de Jaén sigue adelante a pesar de las dificultades

Foto: Nancy Onaga

Rómulo Díaz está bicicleteando por algún lugar de la selva, seguro está tomando café de rato en rato. El joven productor de café, creador de la marca Señor Café de Jaén, cuenta que el aprendizaje en su finca El Tulipán es constante komplettes facebook album herunterladen. Lejos ahora de Salabamba, Las Pirias, Jaén, el agrónomo se muestra feliz por los avances.

El café es una pasión download amazon prime on TV. (Foto: Nancy Onaga)

Además de café -sobre todo, de variedad Caturra y Catimor- ahora ofrecen miel y pasta de cacao freie spiele zumen. “Tratamos de ofrecer siempre productos de manera orgánica en armonía con la naturaleza”, cuenta, tras admitir que el principal problema generado por el coronavirus fue el déficit de manos de obra foto van instagramen. Pero quizás su lema sea “nunca rendirse”.

Rómulo me cuenta que en enero, a pesar de la pandemia, han instalado una parcela de bourbon medikamentenplan zum herunterladen. Está contento, es fácil imaginar su sonrisa.

Los hermanos Díaz. (Foto: Nancy Onaga)

Nada ha sido fácil. Se le hizo difícil traer producto de Jaén a Lima, mientras la demanda crecía. “Fue un reto, pero seguimos”, agrega este hijo de caficultores de 26 años que se formó como agrónomo gracias a Beca 18. En 2019 conocimos a su familia en la finca El Tulipán, ya para entonces sus procesos habían mejorado notablemente. Todos los Díaz están comprometidos con el café, motor y motivo de esta familia, donde doña Eudila es la capitana. Ella sabe tanto del café como Sergio, el papá de Rómulo. Gustavo y Aníbal, sus hermanos, también están dedicados a este grano bendito. El café no les ha dado riquezas, pero sí satisfacciones. Saber que en Lima, y en otros puntos del país, su producto es elogiado llena a los Díaz de alegría. Ellos mejor que nadie saben todo lo que les ha costado.

Cuidamos los detalles hasta el tostado, y su posterior conservación”, decía Rómulo en 2019. El proceso sigue mejorando, y espera, como todos, que la pandemia pase para retomar esta aventura cafetera con fuerza.

Rómulo, el primero de la clase -como menciona su papá- ama el café y ahora ha desarrollado una pasión increíble por la bicicleta, con la cual justamente reparte el café desde Villa El Salvador -donde vive en Lima- hasta cualquier punto de la ciudad. “Debemos pensar en grande”, afirma siempre el joven, quien nunca se rindió desde que empezó el proyecto del café cuando estaba en la universidad.

Bendito cerezo. (Foto: Nancy Onaga)

La finca, a 1800 msnm, es un lugar apacible y maravilloso. “No todo es café en nuestra finca. También practicamos la ganadería, de ella obtenemos los lácteos para nuestra alimentación y a veces también para la venta. Por cierto todos nuestros animales son criados libres en el campo y con todos sus cuidados”, dice, y hemos sido testigos.

La Familia Díaz (Nancy Onaga)
V60 en la finca. (Foto: Esther Vargas)

DATO: Desde la próxima semana podemos solicitar el café de Señor Café en las redes sociales de la marca.

Café y miel
Periodista. Especialista en Comunicación Digital y Social Media. Directora de Clases de Periodismo, editora web de Perú21 y directora de La Ruta del Café Peruano. No me imagino la vida sin café. ➤ Soy especialista en Comunicación Digital y Marketing. He sido jurado de Experiencia (2018-2019) del Concurso de Cafeterías de Lima organizado por la Cámara Peruana de Café y Cacao. Estudié barismo en Team Barista.

1 Comment

Deja una respuesta

*