Delia Olivera, productora: “El café es mi mundo, mi vida”

Delia Olivera refleja a través de su mirada su pasión por el café. Sus ojos celestes brillan al recordar su niñez entre cafetales, un mundo con aroma y amor al café que hoy es su vida y que sigue la tradición heredada de sus padres. 

Café Cascada, de Jaén Cajamarca, es su sueño hecho realidad. “Estoy en este mundo del café prácticamente desde que nací”, dice. Sus padres son caficultores. Y ella se siente realizada de continuar con el legado. 

“En este momento, Café Cascada trae el producto de la chacra con la finalidad de mostrar que en el Perú tenemos un buen café. Hace tres años inicie este sueño y estamos avanzando de a pocos”, cuenta Delia Olivera, nacida en Jaén Cajamarca. 

Su café lo cultiva a 1,800 m.s.n.m, bajo sombra, cuidando el secado, para así obtener una buena producción. “Nosotros somos artesanales y ecológicos. Vemos el producto desde el cultivo, la preparación de la tierra, el secado y lavado, y finalmente el transporte ya que es un producto sumamente sensible que debe estar aislado de todo aroma y evitar que nada afecte cada uno de los procesos. Luego en la tostaduria estamos atentos al punto del tostado”, explica.

En este momento, desde su local en Surco, está atenta y cuida al detalle del proceso de empaque del café. Su rostro trasmite emoción al contarnos su historia en el evento Bart Latte realizado por Ascaso Perú. Su café es servido a todos los invitados.

Café Cascada ha dado como resultado un puntaje de 84 en taza. “En el 2017 participamos en la feria Gastromaq Peru y estuvimos entre los 20 mejores cafés. Todo nuestro café es arábica, en calidad de caturra, catimor y pache . El café es mi mundo y mi vida”. En sus palabras se puede sentir la pasión de quien trabaja en lo que ama. Se siente orgullosa y comprometida a mostrar que el café peruano es de los buenos. 

1 Comment

Deja un comentario

*