Las mujeres que aman el café

Inés Montenegro, Adelaida Chasquibol y Nelcida Silva. Foto: Aura Guío.

Fotos: Aura Guío.

Nelcida Silva, Inés Montenegro y Adelaida Chasquibol tienen en común su amor por el café, un producto que cultivan con dedicación y esfuerzo en el Bosque de Protección de Alto Mayo (BPAM) thunderbird rest der nachricht herunterladen. Nelcida e Inés son de la comunidad de Vilcaniza, y Adelaida de Beirut. Coinciden en un punto del Amazonas, donde preparan el café a la olla y comparten con alegría lo que el bosque les ha dado: esperanza. 

Destacan no solo la calidad del grano que cosechan sino la generosidad del lugar que albergan, y los beneficios que les brinda la Cooperativa de Servicios Múltiples Bosque del Alto Mayo (COOPBAM) download kartenspiele kostenlos deutsch.

Nelcida Silva garmin connect route downloaden.

Nelcida es viuda, tiene 53 años, y dice con orgullo que gracias al apoyo técnico su café ha mejorado, al punto de tener entre 84 y 85 puntos en taza herunterladen. “Todo cuesta su sacrificio, pero vale la pena”, dice, y recuerda que cuando no existía la cooperativa, el producto muchas veces se quedaba sin recoger, la informalidad reinaba y ella no sabía si vendería o no, era un caos herroepingsformulier downloaden. “Ahora tenemos un comprador seguro. Cuidamos el proceso para tener un café orgánico, nada de químicos, nada de talar los bosques, se protege lo que te da para vivir”, afirma.

Inés Montenegro.

Inés Montenegro, de 34 años, trabaja diariamente en la cosecha de café. Su puntaje en taza es de 84, y solo tiene la variedad catimor, pero ha empezado a cultivar caturra, y está muy entusiasmada. “La cooperativa nos da un precio mejor, y nos apoya bastante”. Para ella, el café es el sustento de su hogar, y la razón de su vida. Se siente empoderada, y eso es algo que también ha aprendido: ser mujer no es un limitante para trabajar, dar indicaciones y planear su estrategia de trabajo. 

Adelaida Chasquibol.

EN ARMONÍA CON LA NATURALEZA

Adelaida, de 54 años, cultiva caturra y dice que gracias al café, su familia tiene una mejor calidad de vida. Algo que destaca es el apoyo constante que reciben de los técnicos y especialistas que además de capacitarla para tener productividad y calidad, le recuerdan la importancia del bosque, un mensaje que Adelaida y sus compañeras no dejan de transmitir, convencidas que están rodeadas de la mayor riqueza.

Ellas son parte de la COOPBAM, la cual se creó en 2014 con la participación de 71 suscriptores de acuerdos de conservación que apostaron por transformar la manera en la que producen su café atendiendo las recomendaciones del equipo técnico de Conservación Internacional, Asociación Ecosistemas Andinos y Sernanp.

Hoy tienen cafés de mejor calidad, con más valor en el mercado y en armonía con la naturaleza.

La COOPBAM es la primera cooperativa creada dentro de un área natural protegida en el Perú, cuenta con 385 socios, y en solo 7  años han logrado exportar 1143 toneladas de café a países como Alemania, EEUU, Inglaterra, Holanda, Australia, Japón y Canadá.

Periodista. Especialista en Comunicación Digital y Social Media. Directora de Clases de Periodismo, editora web de Perú21 y directora de La Ruta del Café Peruano. No me imagino la vida sin café. ➤ Soy especialista en Comunicación Digital y Marketing. He sido jurado de Experiencia (2018-2019) del Concurso de Cafeterías de Lima organizado por la Cámara Peruana de Café y Cacao. Estudié barismo en Team Barista.

Deja una respuesta

*