Así apoya la cooperación internacional al desarrollo del café peruano

Clomalda Salvador es finalista de la Taza de Excelencia Perú 2021. Ella ha contado con el apoyo de ALIANZA CAFE en el Valle del Monzón. Foto: Aura Guío.

Nuestros caficultores no están solos, y no dependen únicamente de la a veces desarticulada acción del estado Peruano. La cooperación internacional es muy importante, y merece resaltarse, como aplaudirse, porque desde diversos frentes capacitan, educan, equipan y les enseñan la necesidad de prácticas para proteger el medio ambiente.

Para Gerardo Medina, Coordinador General del Proyecto por un Café Sostenible y Competitivo, la cooperación ha sido, es y será relevante en las distintas iniciativas productivas del café en el Perú. “El sector cafetalero ha recibido apoyo de diversas instituciones gubernamentales y privadas, varios países de la Unión Europea -y fuera de ella- apoyan la caficultura. Entre los países figuran, por ejemplo, Noruega, Alemania y Suecia. Cooperan con las zonas amazónicas”.

Por ejemplo, recuerda que Starbucks donó 200 equipos a los caficultores que ayudan a mejorar la producción del café, y reducir el consumo de agua download samsung s5 images. Algo clave, destaca, es la asistencia técnica enfocada en la adaptación y mitigación del cambio climático. También hay iniciativas para productor, para promover las competencias laborales, las certificaciones sostenibles y la capacitación para inspectores internos de control. “La cooperación también nos ayuda a mirar todo el panorama del mercado global y de las exigencias que requieren hoy los mercados”, acota. Y menciona también que Estados Unidos y Europa se han centrado en mejorar la calidad, a través de proyectos para mejorar los laboratorios de empresas y cooperativas.

“Perú sigue siendo un país interesante para la cooperación internacional. Por su agricultura familiar, por el abandono o limitado apoyo del Estado en asistencia técnica y financiamiento apple music gekaufte musiken. La cooperación juega un rol importante en temas directos como la producción, la certificación y la comercialización tomando en cuenta que el café es producido por casi 100% de pequeños caficultores”, explica.

Medina subraya que las fincas peruanas están asociadas a biomas (un bioma, también llamado paisaje bioclimático o área biótica es una determinada parte del planeta que comparte el clima, flora y fauna) de importancia mundial, como los andes tropicales que recorren desde Colombia hasta Bolivia. Es una de las áreas de flora y fauna más importantes del mundo, como la amazonía andina: “El soporte de la cooperación internacional para que el productor cuiden estos espacios lo hace relevante. Ser amazónico, estar ligados a biomas claves, lo hace muy importante”.

Desde el Proyecto, que es implementado por La Junta Nacional del Café, la Camara Peruana del Café y Cacao, la Cooperación Suiza – SECO, con Helvetas Perú, “vemos un panorama interesante, a pesar de las dificultades de los productores con las plagas y los sistemas financieros” portal 2 for free in full german.

“En Cajamarca, Amazonas y San Martín, donde trabajamos, vemos que están mejorando su productividad y su calidad. Cajamarca y Amazonas vienen destacando en la competencia de calidad, están entre los mejores cafés del país. También vemos la gran incorporación de proyectos relacionados a siembras forestales. Esto quiere decir que las fincas se están adaptando a la incorporación de forestales en los cafetales, y eso lo vemos en las tres regiones. Hay iniciativas nuevas, como en Lonya Grande, donde comercializan contenedores de café natural”, detalla Medina.

PERÚ POSICIONADO COMO PRODUCTOR DE CAFÉS ESPECIALES

Mariella Wismann Galarza, Directora de Programa Café de Rikolto en Latinoamérica – VECO, señala que desde la cooperación internacional se han apoyado todos los esfuerzos por desarrollar el café de especialidad, por probar metodologías y herramientas, y pilotear nuevas intervenciones que generan evidencia para que la cooperación con el sector privado y el gobierno puedan replicar y escalar: “Las necesidades del sector son amplias, y la cooperación internacional en los últimos años, sobre todo, en el sector café ha puesto la mirada sobre aspectos muy importantes, pero innovadores. Hay una creciente inversión en implementar metodologías y lograr estrategias, que ayuden a una mejor producción con menor emisión de carbono. Se está fomentando el trabajo articulado de las organizaciones cafetaleras con la academia, con el gobierno y hay un esfuerzo por involucrar al sector privado” herunterladen.

Wismann destaca que se ha apoyado a posicionar al Perú como productor de cafés de especialidad, y hay una creciente inversión por un consumo interno, aunque todavía no es suficiente.

De acuerdo con la ejecutiva, se ha pasado de los criterios de vulnerabilidad a ver las oportunidades de éxito y tener un impacto que se pueda escalar. “El Perú es un país megadiverso, con un espíritu y modelo cooperativo que ha funcionado en el país, con una interesante evolución de la participación de las mujeres y los jóvenes. Hay una serie de oportunidades para que la cooperación genere resultados económicos sociales, ambientales y políticos, para una gran proporción de la población www.unitymedia.de/sicherheitspaket herunterladen. En los últimos años, desde el lado político, se ha visto más apertura para que en función de la evidencia de la cooperación internacional sea escalable para programas públicos. La pandemia ha sacudido a la cooperación y nos ha puesto a pensar en que las mejoras de las condiciones de vida de la población sean reales. Hay muchos cambios que hacer, pero los diferentes actores tienen más apertura para hacer cambios”.

La zona de acción de Rikolto es Cajamarca y Junín con café; y San Martin y Junín con cacao. “Familiarmente venimos trabajando para lograr cafés especiales. Desde la cooperativa los jóvenes queremos demostrar a los mayores que la clave para mejorar la calidad del café y el rendimiento está en la renovación de las plantaciones y en la diversidad. “Venimos a la base, traemos muestras y las probamos entre los socios. Ellos quieren saber cómo es el manejo para obtener mejor calidad, quieren que se les enseñe sobre las prácticas. Hemos formado equipos y para que nuestros productos ya no vayan en micro lotes, sino en una cantidad mayor. Buscan aprender de lo que hacemos los jóvenes“, dice Jhair García, hijo de un productor de Cajamarca. Un dato proporcionado por Rikolto es muy esperanzador: en Cajamarca, Junín y San Martín, el 52% de jóvenes se interesa en mejorar sus ingresos para mejorar sus emprendimientos.

ALIANZA CAFE EN BUSCA DE LA EXCELENCIA

Con una gran presencia en las redes sociales, ALIANZA CAFE que significa Alianza para la Excelencia en Café es una iniciativa público privada que busca incrementar los ingresos de los pequeños productores para que no tengan que recurrir al cultivo de la coca como sustento económico. Por ello, los ayuda a mejorar su productividad y a iniciarse en el rubro del café especial, que paga mejor por los granos de calidad.

“Siendo el segundo país productor de cocaína más grande del mundo, el Gobierno del Perú ha adoptado con éxito una estrategia antinarcóticos centrada en la erradicación, la prohibición y el desarrollo alternativo con el apoyo del Gobierno de los Estados Unidos. El café es el segundo sustituto más utilizado para reemplazar el cultivo de coca. A través de esta alianza USAID, y el sector privado ayudan a sacar a miles de familias rurales de la pobreza y las integrará a la economía lícita. CAFE identifica los objetivos compartidos entre los actores, desde consumidores finales hasta instituciones financieras y gubernamentales para facilitar las relaciones”, señala ALIANZA CAFE. Y es así, en un recorrido por las zonas del Monzón o Tocache hemos conocido decenas de casos de hombres y mujeres que abandonaron la ilegalidad para apostar por el bendito grano.

Cruz Juanan Ramírez dejó el ilegal cultivo de la hoja de coca y hoy sueña con impulsar su cafetería en Tocache. Foto: Milagros Herrera.

Trabajan en las regiones San Martín, Huánuco y Ucayali.

Los logros obtenidos son notables.

  • 31 millones de dólares en ventas facilitadas.
  • Lograron que las organizaciones de productores vendieran 4,367 toneladas métricas de café, por un valor de USD 9’294,913 al principal comprador de café PERHUSA.
  • 7,872 familias participan en actividades de la Alianza.
  • Se instalaron 3,543 hectáreas nuevas de café y se tiene 7,963 hectáreas bajo sistemas agroforestales
  • (integración de árboles, ganado y pastos) en áreas seleccionadas.
  • Se identificaron y seleccionaron a 117 grupos empresariales de productores (PBGs) para ser fortalecidos y capacitados en desarrollo organizacional.

TechnoServe se encarga de la implementación con los socios Jacob Douwe Egberts (JDE), Perales Huancaruna S.A.C (Perhusa), Olam, World Coffee Research (WCR) y el Centro Internacional de la Papa (CIP). El programa se inició en noviembre de 2017 y va hasta noviembre de 2022.

Clomalda Salvador, del Valle El Monzón, en Huánuco, es un ejemplo de la constancia y el esfuerzo, así como del acompañamiento de ALIANZA CAFÉ. Ella participa en la recta final de la Taza de Excelencia Perú 2021. Otro caso para destacar es el Cruz Juanan Ramírez, quien dejó la violencia del cultivo de la hoja de coca, y hoy tiene un café con su marca, una cafetería que lleva su nombre y un mirador hermoso en Nuevo Progreso, Tocache, recordada zona roja del Perú .

Foto: Aura Guío.

EL APOYO DE USAID

USAID apoya la agroforestería sostenible (sistema que integra árboles, ganado y pastos que buscan mejorar la productividad de las tierras y al mismo tiempo ser ecológicamente sostenible) en las regiones donde solían producir coca para que apuesten por fuentes de ingresos legales a través de cultivos lícitos como el cacao, café, plátano y árboles maderables locales.

USAID proporciona asistencia técnica a los agricultores, desde capacitaciones en técnicas agrícolas modernas hasta acceso a capitales para que inviertan en equipo. Solo en 2020, USAID ayudó a 61,792 familias a realizar la transición a medios de vida lícitos en más de 83,815 hectáreas de cacao, café entre otros cultivos.

En el año fiscal 2020, USAID apalancó US $ 19 millones del sector privado para integrar a los agricultores y a las comunidades en la economía lícita. USAID también se enfocó en ayudar a los agricultores a agregar su producto para satisfacer las demandas del mercado.

También se capacita a líderes y técnicos municipales para mejorar sus habilidades para gestionar proyectos y su presupuesto. Estas capacitaciones ayudan a las comunidades a velar por sí mismas con eficacia y a solicitar financiamiento para iniciativas de desarrollo. Hasta la fecha, USAID ha apoyado a más de 330 comunidades a obtener apoyo municipal y nacional para financiar escuelas, servicios de salud, agua, carreteras y oportunidades económicas. Pero tal vez lo más importante es que ahora los miembros de las comunidades y sus autoridades han comenzado a cooperar para lograr objetivos comunes y mantener el compromiso conjunto para rechazar el cultivo ilícito de coca.

Es importante destacar el apoyo de DEVIDA para fortalecer el monitoreo, administración financiera y cumplimiento ambiental.


Periodista. Especialista en Comunicación Digital y Social Media. Directora de Clases de Periodismo, editora web de Perú21 y directora de La Ruta del Café Peruano. No me imagino la vida sin café. ➤ Soy especialista en Comunicación Digital y Marketing. He sido jurado de Experiencia (2018-2019) del Concurso de Cafeterías de Lima organizado por la Cámara Peruana de Café y Cacao. Estudié barismo en Team Barista.

Deja una respuesta

*